cintillo mas pequeño-07
titulopeque

Pueblo Indígena Cabécar

fotos-cabecar

Ocho reservas:

-  Territorio Indígena Chirripó (1993)

-  Territorio Indígena Tayni (1984)

-  Territorio Indígena de Talamanca Cabécar (1985)

-  Territorio Indígena de Telire (1985)

-  Territorio Indígena de Bajo Chirripó (1992)

-  Territorio Indígena Nairi Awari (1991)

-  Territorio Indígena de Ujarrás (1982)

-  Territorio Indígena China Kichá (2001)

Población indígena con pueblo: 12 681 personas. (INEC, 2013, p.34)

Población no indígena en territorio: 1 286 personas. (Ídem)

Lengua: Cabécar, hablado por el 87.6 % de la población Cabécar, alcanzando en territorios como Chirripó, un 96.7% de hablantes. (Ibídem, p.35)

 

 Marcos Guevara (2009) señala que los Talamancas se constituyen de Bribris y Cabécares. Aunque generalmente son considerados dos pueblos distintos, lo cierto es que comparten parte de su cosmovisión, historia y sistema organizativo, registrado así por cronistas desde la conquista. Estas y otras fuentes, además dan cuenta del espíritu combativo de los Talamancas;

"Los españoles trataron de establecer poblados en varias partes con el afán de lograr reducir a los indígenas y de apoderarse de supuestas minas de oro que se decía existían en la zona, sin embargo los indígenas ejercieron una constante y efectiva resistencia que no permitió a los invasores tener éxito en su empresa. Aparte de la suerte corrida por la Villa de Santiago de Talamanca, fundada en 1605 (que dio el nombre de Talamanca a la región y a Bribris y Cabécares posteriormente) y destruida por levantamientos indígenas en 1610,  y de la penetración de los franciscanos a finales de ese siglo y principios del siguiente, que motivo la gran rebelión comandada por el legendario Pablo Presbere en 1709" […] (p.22)

Actualmente, aunque muchos de estos rasgos comunes continúan observándose, hay mayor claridad sobre la delimitación cultural entre un pueblo y el otro, lo que se le podría achacar en parte, al establecimiento de las reservas por parte del Estado y a la mayor aculturación que se experimenta por parte de sectores Bribris. 

Las y los indígenas Cabécar han estado menos expuestos a estos procesos, por lo que la permanencia de sus rasgos culturales es notable, tal y como se muestra en el caso de la lengua. No obstante, "las comunidades de Ujarrás a la margen izquierda del río Telire en la Talamanca Cabécar y Kekoldi han sido sometidas a presiones por el avance de la frontera agrícola." (Guevara y Vargas, 2000, p.4)

Al igual que el pueblo indígena bribri, las y los indígenas Cabécar se organizan socialmente en clanes matrilineales. Guevara y Vargas señalan como esto ha significado para estas dos poblaciones una suerte de doble identidad, ya que ante el Estado se identifican con los apellidos del padre y la madre biológicos, mientras que a lo interno de los territorios lo hacen adscribiéndose al clan de la madre. (Ídem)

En el aspecto espiritual, se fundamentan en la figura de un especialista con conocimiento de la medicina tradicional conocido como jawá o sukia, quién es el intermediario entre el mundo físico y el espiritual. Su formación incluye extensos estudios sobre la historia, las plantas y otros elementos como piedras con poderes mágico-religiosos, la cosmovisión y los cantos de sanación. (Bozzoli, 1984, p.11)

El pueblo Cabécar es el grupo indígena del país que se encuentra menos expuesto a la cultura dominante, situación que le ayuda a mantener mayor control cultural sobre sus rasgos histórico—tradicionales. Una de las razones es que sus territorios se encuentran, mayormente, en zonas de difícil acceso por el mal estado o ausencia de caminos transitables por automóviles, consiguiendo ser penetrados solo “a pie”. Esto a su vez ha propiciado que sea una de las poblaciones más marginadas en los procesos de desarrollo nacional y en la extensión de programas sociales acordes a sus necesidades.

Actualmente, continúan teniendo una relación estrecha con la naturaleza y sus respectivos recursos para actividades como la construcción de viviendas, alimentación y el uso de plantas para distintas ceremonias, incluidas las de curación. Sin embargo, esta se ve cada vez más amenazada; Omar Hernández (1998) apunta: "Estas zonas forestales, hacen del territorio de Talamanca un espacio para la sobrevivencia paralela de la creciente agroindustria bananera […]" (p.153)

Bibliografía 

- Bozzoli, M. (1984) La posición social de los especialistas en la medicina aborigen de Talamanca. En Revista de Ciencias Sociales. N° 1. Costa Rica.

Guevara, M. (2000) Perfil de los Pueblos Indígenas en Costa Rica: Informe Final. Costa Rica. Recuperado de: http://www.territorioscentroamericanos.org/redesar/Sociedades%20Rurales/Pueblos%20ind%C3%ADgenas%20de%20Costa%20Rica.pdf

(2009-2010) Sobre el valor pragmático del mito. Apuntes desde la mitología comparada de talamancas y kunas. Anuario de Estudios Centroamericanos, Vol. 35/36 (2009-2010), pp. 11-35. http://www.jstor.org/stable/41306411

- Hernández, O. (1998) Culturas y dinámica regional en el Caribe costarricense. Anuario de Estudios Centroamericanos, Vol. 24, No. 1/2 (1998), pp. 129-162. Recuperado de: http://www.jstor.org/stable/25661305

- Instituto Nacional de Estadística y Cs (2013) X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda: Territorios Indígenas. 1 ed.-- San José, Costa Rica. INEC.

-Martínez, R. (2004) La estructural cultural indígena ensoen Talamanca. En: Praxis N° 57. Universidad Nacional de Costa Rica. Recuperado de: http://www.revistas.una.ac.cr/index.php/praxis/article/viewFile/4382/4212

- Fotografías proporcionadas por: Dennis Castro, oficina de divulgación e información Universidad de Costa Rica